Entrenar y rendir con m√ļsica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n. Saber m√°s

Acepto

Entrenar y rendir con m√ļsica

Written by: Super User
Creado: 01 Febrero 2015
Visto: 672
Entrenar Rendir Musica

Mp3, Mp4, Ipod, incorporan podómetros, complementos para llevarlos a cualquier parte, todo tipo de tecnología para la música y que nos acompañe siempre. Hoy día, muchas de las actividades físicas practicadas se realizan con música.

La inmensa mayoría de las actividades dirigidas de los centros deportivos tiene un telón musical de fondo, a todos nos es familiar la imagen de un corredor con auriculares escuchando música mientras entrena por la calle o el parque, y muchos atletas de élite afirman “sentir concentrado con su música favorita, aislados, focalizados. ¿Existe alguna razón fundamentada para ello? ¿Puede poseer la música un “efecto ergogénico”?

La música, relacionada con el ejercicio, se usa para mejorar el estado psicológico durante el entrenamiento, mantener la motivación y resistir a la fatiga mental y emocional. Desde hace décadas ya se estudia sobre los efectos de la música en el rendimiento, pero son mucho los factores que pueden afectar los resultados para poder valorar objetivamente si la música ayuda o no, como por ejemplo, el tipo de música, la intensidad del ejercicio, la experiencia en entrenamiento de los participantes, etc.

Relacionar la música y deporte ha despertado interés desde hace muchos años, sin embargo, hoy por hoy, los hallazgos son todavía contradictorios. En una revisión reciente sobre este tema, desde la Universidad de Educación Física y Deportes de Turquia (Turchian, 2009), se puede ver una panorámica de estos resultados: cómo algunos estudios han demostrado que la música es un elemento motivador, a la vez que una herramienta de distracción; puede mejorar la concentración, la resistencia, la tensión de los músculos, la presión sanguínea, el ritmo cardiaco y la respiración mientras haces ejercicio. Investigadores de laOhio State University han descubierto que los deportistas perciben menos esfuerzo cuando corren escuchando música. Asimismo, un estudio publicado en elJournal of Sports Medicine and Physical Fitnessdemostró que la música ayuda a hace ejercicio durante más tiempo.

Tras una lectura intensa de los estudios llevados a cabo hasta el momento, los autores recogen cómo la investigación científica ha revelado cinco formas a través de las cuales la música puede influir en el rendimiento: disociación, regulación del arousal, sincronización, adquisición de habilidades motrices y la consecución del flujo óptimo (término que en psicología deportiva se refiera a “estar en la zona”, concentración y control, una integración mejor de las funciones reflejas conscientes y subconscientes mejorando la coordinación).

En cuanto a la disociación, la música durante el ejercicio reduce la atención, es una técnica distractora que reduce la percepción del esfuerzo. Lleva a una actitud positiva y aleja la atención de pensamientos sobre sensaciones fisiológicas de fatiga. Está demostrado que este efecto de disociación de la música reduce la percepción del esfuerzo en un 10% corriendo en cinta a intensidad moderada. Ahora bien, según los estudios, estos efectos sólo ocurren en ejercicios ligeros o moderados de intensidad, ya que a intensidades altas la percepción de fatiga sobrepasa el impacto de la música, debido a que los procesos atencionales están dominados porfeedbackfisiológico de la frecuencia de respiración y la acumulación de lactatos en sangre. A pesar de esto, sigue siendo útil, ya que convierte un entrenamiento duro en algo más divertido y placentero.

Por otro lado la música altera elarousalemocional y fisiológico y se puede usar como estimulante o relajante ante una competición. Un tipo de música alta o de mucho ritmo intenso estimula a los deportistas, mientras que un tipo de música más tranquila lleva a la relajación, controlando, por ejemplo, sensaciones de ansiedad. Además la letra de las canciones o asociaciones “extramusicales” también interfieren en las emociones.

Si analizamos el siguiente clave, la investigación ha demostrado que la sincronización de música con ejercicio repetitivo está asociada con un aumento de los niveles de trabajo. Permite al deportista realizar el ejercicio con mayor eficacia, y por lo tanto, con mayor resistencia. En un estudio, los participantes que pedalearon siguiendo la música requirieron un 7% menos de oxígeno para realizar el mismo trabajo que los que pedalearon con música de fondo sin ritmo alguno.

Por último, la adquisición de habilidades y flujo óptimo puede verse influenciada por la música y por tanto alterar el rendimiento. En un estudio con jugadores de baloncesto que eligieron su propia música para desarrollar la tarea de tiros se vio cómo éstos mejoraron su rendimiento e incrementaron su percepción de estar en un estado óptimo. Además, los participantes reconocieron que la música les ayudó a controlar emociones y el impacto cognitivo sobre su rendimiento.

En definitiva, lo que esta revisión nos muestra en balance es que los resultados convierten a la música en un acompañante idóneo para entrenar o competir, desde el más alto nivel hasta el deportista de ocio, y son muchas las vías a través de las cuales consigue su “efecto ergogénico”.

          Turchian, H.K. (2009). The effects of music on athletic performance. Science, Movement and Health (I), 44-47