Los hombres que corren bajo el agua

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n. Saber m√°s

Acepto

Los hombres que corren bajo el agua

Written by: Super User
Creado: 03 Agosto 2015
Visto: 593
Los Hombres Que Corren Bajo Agua

Están transformando el mundo de los corredores de fondo. Son los hombres que entrena Alberto Salazar, un excorredor de maratón estadounidense que creó el Proyecto Oregón y ha conseguido plantar cara a los atletas africanos.

Mo Farah, inglés, es uno de ellos, el actual campeón olímpico de 10.000 metros. Galen Rupp, estadounidense, subcampeón olímpico, es otro miembro del grupo. El tercero, de moda esta semana, es otro americano, Ritzenhein, que ha corrió el domingo el Maratón de Chicago en 2h07'.

¿Dónde está el secreto de estos atletas? Según el propio Salazar, "en correr bajo el agua". El técnico ha declarado que esto le permite aumentar volúmenes de entrenamiento sin que se lesionen. "Si les hago correr 220 kilómetros a la semana pueden tener problemas. Pero si corren 170 y les suman 50 bajo el agua, están a salvo".

Salazar, el entrenador de moda, el hombre que ganó tres veces el Maratón de Nueva York en los años ochenta y ahora guía la resurrección de los corredores de fondo americanos, defiende “el uso de la ciencia al servicio del deporte y extraer el máximo de las innovaciones tecnológicas aplicadas al entrenamiento”. En 2010 hizo público que sus atletas utilizaban la máquina Alter-G, que consiste en correr suspendido, sin notar los efectos de la gravedad. Su último invento tiene que ver con el agua.         

Mo Farah, Galen Rupp y Ritzenhein se entrenan con regularidad en la piscina. La última innovación aplicada por el gurú Salazar se llama Hydroworx, quizá más una idea brillante que un avance tecnológico espectacular. Si los corredores ya utilizan con frecuencia las cintas rodantes en el gimnasio, ¿por qué no sumergirlas en el agua para suavizar los impactos?

“Intento que mis atletas corran el máximo número de millas semanales, pero de forma segura. Es el único secreto. El máximo kilometraje que puedan hacer sin lesionarse. Y ya está. Y para ello utilizo todo lo que me aporta la ciencia”. Las palabras de Salazar resumen su filosofía: acumular el máximo de kilómetros, pero sin cometer el error en el que él mismo cayó como atleta y que lo acabó retirando antes de tiempo. Salazar llegó a correr la brutalidad de 45 kilómetros diarios pero iba de lesión en lesión. Su obsesión es que sus atletas no se lesionen.

La cinta rodante subacuática ha tenido un efecto muy positivo en todos sus atletas. Además les permite sumar kilómetros adicionales trabajando de forma diferente la musculatura. Bajo el agua impulsan de otra forma y los impactos son muy suaves. Recibe además un chorro frontal de agua para mantener la posición.

Farah corrió en 2010 los 10.000 metros en 27:28. Después de tres meses con Salazar, el británico (que emigró de Somalia a los 8 años) batió el récord europeo y recortó 42 segundos a su récord personal.

“La clave de esta cinta bajo el agua –según señala Farah en un video tomado en un entrenamiento– está en que te permite entrenar pero protegiendo las piernas, casi sin desgaste. Si al día siguiente tengo un entrenamiento de muchos kilómetros, la tarde anterior me entreno en el agua. Así sumo más kilómetros y sin riesgo de lesión”.

El británico ya ha anunciado la fecha de su primer maratón. Será en 2014. Apuesto que su debut tendrá lugar en Londres.