Pie de atleta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n. Saber m√°s

Acepto

Pie de atleta

Written by: Super User
Creado: 31 Julio 2015
Visto: 601

Descripción

            El pie de atleta es una infección fúngica de la piel muy frecuente entre los deportistas. La infección suele contraerse por fragmentos contaminados de piel en lugares públicos, como las duchas, los vestuarios y los gimnasios. El hongo crece en los entornos cálidos y húmedos como, por ejemplo, en las zapatillas de deporte.

Síntomas

            El pie de atleta provoca escamas en la piel, normalmente entre los dedos de los pies y en la parte inferior del pie. A veces, la piel se seca y pica. También se puede tener inflamación y ampollas en la parte inferior de los pies.

Causas

            Diversos factores pueden aumentar las probabilidades de contraer el pie de atleta como por ejemplo:

            - no secarse los pies correctamente después de bañarse o ducharse

            -   llevar zapatillas de deporte o calcetines hechos de un material que no permita que se evapore el sudor

            - tener diabetes

            - tener un sistema inmune debilitado

Tratamiento Aficionado

            Existen diversos tratamientos para el pie de atleta en forma de cremas, lociones y polvos Algunos tratamientos antifúngicos pueden adquirirse sin receta en la farmacia. Lea siempre el prospecto que acompaña al medicamento.

            Si los tratamientos sin receta no funcionan o si su situación se agrava, visite a su médico de familia. Éste le podrá recetar una medicina antifúngica más fuerte.

¿Qué hacer?

            - lávese los pies a diario

            - séquese bien los pies, especialmente entre los dedos

            - cámbiese los calcetines a diario

            - lleve zapatillas de deporte que mantengan los pies frescos y secos

            - lleve chanclas en los vestuarios y en las duchas comunes

¿Qué no hacer?

            - caminar descalzo en los vestuarios comunes

            - ponerse los zapatos de otra persona

            - compartir toallas

            - rascarse la piel infectada, ya que podría extender la infección.