Uña negra

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Saber más

Acepto

Uña negra

Written by: Super User
Creado: 31 Julio 2015
Visto: 706

Descripción

            La uña negra, también denominada dedo de corredor o dedo de tenista, es una lesión que hace que el dedo del pie se ennegrezca por debajo de la uña. Se produce después de hacer ejercicios que ejerzan presión sobre los pies. Llevar calzado demasiado ajustado o parar repentinamente son causas corrientes.

Síntomas

            El principal síntoma de la uña negra es una zona negra o roja oscura bajo la uña del dedo del pie, normalmente en el primero o segundo dedo. También estará dolorida y caliente, especialmente bajo presión. Conforme vaya cicatrizando, la uña del dedo del pie puede soltarse y caerse.

Causas

            La uña negra está provocada por sangrado debajo de la uña. Esto puede deberse a varias cosas.

            - Una lesión como, por ejemplo, el aplastamiento del dedo.

            - Calzado que siente mal, especialmente cuando la puntera es demasiado ajustada.

            - Correr cuesta abajo.

            - Uñas de los pies demasiado largas o deformadas.

Tratamiento Aficionado

            La uña negra cicatrizará lentamente sin tratamiento. Después de unos pocos días, el dolor comenzará a remitir. Entonces se puede volver a correr y a practicar deportes.

Si duele mucho, puede ser necesario hacer que salga la sangre que se está acumulando debajo de la uña. Se utiliza una aguja calentada al rojo para pinchar la uña y dejar que escape la sangre. Un médico podrá hacerlo.

¿Qué hacer?

            - Mantener las uñas de los pies bien cuidadas.

            - Llevar calzado que siente bien y asegurarse especialmente de que deje suficiente espacio alrededor de los dedos.

            - Plantearse modificar la ruta utilizada para correr, con el fin de aliviar la presión que soportan los pies.

            - Llevar calcetines, si normalmente no se llevan.

¿Qué no hacer?

            - Ignorar la uña negra. Cambie de calzado para que no vuelva a producirse.